sábado, 28 de junio de 2014

Cerrado por vacaciones

Cómo todos los últimos viernes de mes ayer tuvo lugar el Café Literario del mes de junio. En esta ocasión dos motivos lo hicieron diferente, el primero es que Fernando López Guisado, conductor habitual del bloque TertuliArte no puedo acompañarnos por motivos personales y ocupó su lugar nuestra compañera de Letras Vivas Elena Muñoz.
Los invitados a la tertulia en esta ocasión fueron Fernando Podadera, escritor y docente, y Emilio González, escritor y psicólogo aunque como bien nos aclaró Elena Muñoz, su participación se basaba más en su faceta de psicólogo.
⪡Estrellas en el cielo. Estrellas en el suelo⪢ con este título dio lugar el animado debate que giró en torno a la suerte, al triunfo y la fama. Quedó claro que aunque muchos la persiguen (nos referimos a la fama) una vez conseguida descubren que no es lo que pensaban, dando lugar a eso que denominamos El fracaso del éxito en el cual uno puede sentirse un fracasado a pesar de haber conseguido el triunfo.
Fernando Podadera nos habló del protagonista de su novela Baúl de serpientes, en la que el protagonista, un escritor de éxito se siente un fracasado, es por eso que inicia una huída/búsqueda de la que queda constancia en la siguiente frase: Se que me voy a ir de esta ciudad pronto porque aquí no se me ha perdido  nada, por eso no lo he encontrado.
⪡Las personas confunden la fama y el triunfo con el dinero⪢ concluyó Fernando Podadera.
Emilio González por su parte nos habló de aprender del fracaso para no seguir avocados a él; que siempre hay margen para que se pueda hacer algo y cambiar una situación, incluso en las mayores desgracias. Y nos habló del sistema educativo ⪡Los padres tienen que ser los primeros maestros, no los maestros los segundos padres. Todo en esta vida cuesta algo, unas veces mucho, otras veces poco, pero siempre cuesta⪢
Emilio González, Elena Muñoz y Fernando Podadera

Manuel Manero fue el invitado de la sección ApasionArte. Manero vino a hablarnos de las estrellas, una pasión que descubrió cuando tenía siete u ocho años mirando el cielo de Fuente Vaqueros (Granada).
Nos explicó de que están formadas las estrellas y el porqué de su brillo, nos contó que todo gira en el universo porque si algo se para cae. Nos habló de las galaxias, que en contra de lo que se cree no son esferas, con platos y que la nuestra se encuentra dentro de un cúmulo de galaxias. Situó la Tierra a un tercio del centro de la Vía Láctea y sorprendió escuchar que cuando se acaba el universo no hay nada, no existe ni el espacio ni el tiempo.
A la pregunta por parte de Elena Muñoz de que es una Enana Marrón, Manero nos explicó que es una estrella que no es estrella, o mejor dicho, un proyecto de estrella, como ejemplo Júpiter al que los astrónomos consideran la Enana Marrón más que pequeña.
Manuel Manero, astrónomo aficionado casi profesional
Antonio Daganzo fue el encargado de cerrar este Café Literario dentro del bloque PromocionArte que nos habló del compositor burgalés Antonio José al que se considera uno de los valores periféricos de la llamada Generación de la República. Nos desgranó parte de su biografía, de familia modesta llegó a Madrid por una beca y gracias a ellas pudo viajar también a París. Fue profesor de música de 1925 a 1929, es en ese año cuando asume la dirección del Orfeón Burgalés, recibiendo en 1932 el Premio Nacional de Música. Desde 1926 hasta 1936 trabajó en su primera y única ópera ⪡El mozo de mulas⪢, ópera que no pudo terminar al ser fusilado la noche del 8 al 9 de octubre del 36 en el monte de Estépar. Si disfrutamos de su obra es gracias a su familia que la escondió bajo tierra hasta la llegada de la democracia.
Varios fragmentos de sus piezas entre ellos el preludio de ⪡El mozo de mulas⪢ y la frase de Ravel en referencia a este gran compositor por muchos olvidado Antonio José es el gran músico español del siglo XX posterior a falla pusieron punto y final a la intervención de Antonio Daganzo que en su último ensayo Clásicos a contratiempo, nos invita e incita a conocer la vida y obra de más de una treintena de compositores que han alcanzado por méritos propios el estrellato.
Antonio Daganzo. En la pantalla la imagen de Antonio José

No quiero finalizar esta no tan breve reseña sin reproducir las palabras con las que Elena Muñoz, conductora del acto dio por finalizado el Café Literario de este mes y de esta temporada: La cultura no solo necesita apoyo económico, también necesita el apoyo de las personas.
NOS VEMOS EL CURSO QUE VIENE, QUE PASEN UNAS FELICES VACACIONES.




miércoles, 25 de junio de 2014

Ana María Matute


No está muy avanzada la mañana cuando llega a Letras Vivas la noticia. Nos cuesta creerla pero una vez confirmado no nos queda más que rendirnos a la evidencia, Ana María Matute ha fallecido en su tierra natal.

Ana María Matute Ausejo  nace en Barcelona el 26 de julio de 1925. Se dio a conocer en la escena literario española con "Los Abel" novela inspirada en la historia bíblica de los hijos de Adán y Eva y en la cual refleja la atmósfera que se vivía en España durante los años posteriores a la Guerra Civil desde un punto de vista infantil. Este enfoque se mantuvo constante a lo largo de su primera producción literaria, algo común en otros representantes de la llamada  generación de los "niños asombrados".
A los cinco años, tras haber estado a punto de morir por una infección de riñón, escribe su primer relato ilustrado por ella misma. A los ocho vuelve a padecer otra enfermedad grave por lo que su familia la envía a vivir con sus abuelos a Mansilla de la Sierra, un pueblo de Logroño. Mientras vivió en Madrid asistió a un colegio religioso y con 17 años escribe su primera novela "Pequeño teatro" por la que Ignacio Agustí, director de la editorial Destino en aquellos años, le ofrece un contrato de 3000 pesetas que ella aceptó, pero la obra no ve la luz hasta ocho años después. Con "Luciérnagas" queda finalista del Premio Nadal, sin embargo la censura impide su publicación.
Partiendo de la visión realista imperante en la literatura de su tiempo, desarrolla un estilo personal que se adentra en lo imaginativo. Su obra es una rara combinación de denuncia social y de mensaje poético ambientada en el universo de la infancia y adolescencia de una España de posguerra. 
En 1976 fue propuesta para el Premio Nobel de Literatura, galardón que no consigue. Tras varios años de silencio en 1984 gana el Premio Nacional de Literatura infantil con la obra "Sólo un pie descalzo". En 1996 publica "Olvidado Rey Gudú" y en 1988 es elegida académica de la Real Academia Española donde ocupa el asiento K, ocupado con anterioridad por Carmen Conde, convirtiéndose en la tercera mujer en sus 300 años de historia que forma parte de esta institución. En noviembre de 2010 obtiene el Premio Cervantes que se le entrega en Alcalá de Henares el 27 de abril de 2011.
Aunque se la conoce mayormente como novelista, Ana María Matute cultivó también el relato corto además de cuentos para niños, muchos de éstos recopilados bajo los títulos "Los niños tontos", "Caballito loco" o "Paulina". A principio de los años sesenta editó dos libros de corte autobiográfico, páginas en las que evoca sus experiencias de la niñez en el ambiente bucólico y rural de Mansilla de la Sierra. 

lunes, 23 de junio de 2014

Mirar las estrellas


De pequeña pintaba las estrellas de colores y las hacía lucir sobre un fondo claro más parecido al azul diurno que nocturno. Creo que mi mente infantil ya imaginaba que las estrellas no son solamente esos astros que brillan en la noche haciendo bella la temible oscuridad.
Utilizamos la palabra estrella cuando nos referimos a una persona que ha alcanzado la fama, alguien que brilla con luz propia sin necesidad de astro rey que la ilumine y que con un poco más de "estrella" nunca llegará a apagarse. No se deje engañar por esos otros que van de estrella y no  pasan de satélites, porque las apariencias engañan y como dice el refrán "No es oro todo lo que reluce" y hay quien se apropia de una luz que no le corresponde.
En el otro lado tenemos al estrellado, ese pobre que por más que lo intenta nunca consigue alunizar con éxito. Aquel que en igualdad de condiciones siempre queda un paso por detrás, y no será porque no lo intenta, pero su estrella está más lejana, brilla con menor intensidad y la mayoría de las veces se apaga incluso antes de que los demás lleguen a ver su esplendor.
El Café Literario del mes de junio está dedicado a las estrellas, estrellas en el cielo, estrellas en el suelo. Conversaremos de unos y otros con Emilio González (psicólogo y escritor) y con Fernando Podadera (escritor y docente) en una tertulia moderada por Fernando López Guisado.
Hablaremos de los astros, las estrellas que noche tras noche iluminan nuestro cielo con Manuel Manero en el bloque ApasionArte que conduce Elena Muñoz. Y la música también formará parte de nuestro universo particular, haremos que de nuevo brille la estrella de Antonio José cuya luz se extinguió demasiado pronto, Antonio Daganzo nos hablará de este compositor que fue para la música lo que Lorca para la literatura.
Acompáñanos este viernes a las 20,30 en el Centro Social de Covibar, entre todos llenaremos de estrellas nuestro cielo.

martes, 17 de junio de 2014

Clásicos a contratiempo de Antonio Daganzo

El antiguo Rincón de don Antonio, hoy llamado La Planta de Arriba, del Café Comercial, aguardaba impaciente la presentación de Clásicos a contratiempo de Antonio Daganzo, que en este libro aúna dos de las grandes pasiones que mueven su vida, la música clásica y la literatura.
Pablo Méndez, editor de la obra, fue el encargado de abrir el acto y lo hizo con estas palabras: "Vamos a intentar presentar un libro en esta tarde de música y poesía" contó cómo nació la idea y que en un momento determinado pensó que Antonio la había dejado olvidada para sorprenderle meses más tarde con los primeros capítulos. Méndez aseguró que se trata de un libro muy especial con ilustraciones de Eugenia Ábalos, "Un libro que busca acercar la música clásica a la gente de ahora" Hizo hincapié en la figura de Antonio Daganzo, un escritor que no es de este siglo, un poeta de siglos pasados, posiblemente del XVII el cual tenemos la suerte de disfrutar en este XXI.
Santiago Acedo, periodista y presentador del programa de televisión La batuta mágica, y Eugenia Ábalos ilustradora, acompañaban también a Daganzo en la presentación. El primero habló de cómo la gente se escuda en no entenderla para no escucharla, sin darse cuenta que todo lo que nos rodea es en realidad música clásica, otra cosa es que seamos conscientes de ello. "Los compositores- dijo- están menos valorados, Mozart o Beethoven son para la música lo que Cervantes para la literatura"
Eugenia Ábalos por su parte nos explicó que era la primera vez que hacía retratos, hasta ese momento había trabajado en el campo de la ilustración infantil y juvenil. Tuvo que documentarse mucho para este trabajo pues deseaba captar los rasgos y gestos de los autores buscando que fueran lo más realistas posible a la par que divertidos.
Llegado el turno de palabra del autor Antonio Daganzo, hizo hincapié que era un día de agradecimientos, a quienes le abrieron el camino, a quienes habían colaborado de una u otra manera en el libro y muy especialmente a su mujer Carolina Barreira Por mis ausencias, por mis silencios

Antonio Daganzo durante su intervención
"He querido escribir sobre un arte tachado de difícil con la cercanía de lo cotidiano, basándome también en mis propias reflexiones como escritor" "El objetivo es crear melómanos, aportar claves para disfrutar de la música clásica"
El libro está compuesto de dos bloques y aunque se hace referencia a muchos compositores, ha querido que 25 extranjeros Los caprichos de Euterpe y 10 españoles Los caprichos de Euterpe por España, tengan capítulo propio dentro de la obra. Daganzo quiere poner el acento en el valor del artista, capaz de bajar de su Torre de Marfil e implicarse en la realidad de su tiempo. Enfatiza sobre la creación de Albéniz fuera de España, reivindica la figura de Antonio José al que denomina el Federico García Lorca de la música…
Tres años de trabajo en un lapsus de cinco que van desde el 2009 al 2014 culminan en estos Clásicos a contratiempo que Antonio Daganzo presentó ayer en el Café Comercial. Finalizó el poeta con una frase de Antonio Gamoneda "La belleza no es un lugar donde van a parar los cobardes" a la que siguió tremenda ovación.  

Santiago Acedo y Eugenia Äbalos felicitan al autor al finalizar el acto

Fotografía de Patricia Pérez.

viernes, 13 de junio de 2014

Hoy un tango: Cambalache

Si señores, casi ochenta años desde que se cantó este tango y fíjense cualquiera pensaría que fue compuesto ayer mismo.
Hoy lo he encontrado en una de las páginas de facebook que sigo The Diogenes Club (creo que es de recibo mencionarla más aún que por copiar, he copiado hasta la imagen) y no he podido resistirme a compartirla con ustedes. No tengan en cuenta el siglo mencionado, extrapolen el XX al XXI y  verán que nada ha cambiado.
La buena música (con o sin letra) al igual que los buenos libros, los buenos cuadros, el buen arte en definitiva, nunca pasa de moda.

Que el mundo fue y será
una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también.

Que siempre ha habido chorros,

maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo
todos manoseados.

Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor,
ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador...
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
Lo mismo un burro
que un gran profesor.
No hay aplazaos ni escalafón,
los ignorantes nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
da lo mismo que sea cura,
colchonero, Rey de Bastos,
caradura o polizón.
¡Qué falta de respeto,
qué atropello a la razón!
Cualquiera es un señor,
cualquiera es un ladrón...
Mezclao con Stravisky
va Don Bosco y La Mignon,
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera
irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remache
ves llorar la Biblia
junto a un calefón.
Siglo veinte, cambalache
problemático y febril...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil.
¡Dale, nomás...!
¡Dale, que va...!
¡Que allá en el Horno
nos vamo’a encontrar...!
No pienses más; sentate a un lao,
que ha nadie importa si naciste honrao...
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura,
o está fuera de la ley...


Letra del tango Cambalache, de Enrique Santos Discépolo escrita en 1935, en la voz de Carlos Gardel. 
https://www.youtube.com/watch?v=fsAGpw5uwDU

martes, 10 de junio de 2014

La tarde que conocí a Benedetti


Fue en el 88, curiosamente un mes de junio por lo que sin recordar el día exacto (pienso que pudo ser el de hoy) mientras paseaba por las fiestas del barrio de Moratalaz entre minis de cerveza y olor a chorizo frito, una pequeña caseta llamó mi atención. Libros expuestos y un hombre afable de bigote cano que bolígrafo en ristre aguardaba un paseante que sin portar el inevitable bocata de panceta se detuviera el tiempo suficiente de poder hablar con él y dedicarle su poemario junto a una sonrisa.
Yo fui la afortunada y la fotografía del libro con mi nombre en la dedicatoria, mi testimonio.

Viento del exilio de Mario Benedetti

Un viento misionero sacude las persianas
no sé qué jueves trae
no sé qué noche lleva
ni siquiera el dialecto que propone

creo reconocer endechas rotas
trocitos de hurras
y batir de palmas
pero todo se mezcla en un aullido
que también puede ser deleite o salmo

el viento bate franjas de aluminio
llega de no sé dónde a no sé dónde
y en ese rumbo enigma soy apenas
una escala precaria y momentánea

no abro hospitalidad
no ofrezco resistencia
simplemente lo escucho
arrinconado
mientras en el recinto vuelan nombres
papeles y cenizas

después se posarán en su baldosa
en su alegre centímetro
en su lástima
ahora vuelan cómo barriletes
como murciélagos como hojas

lo curioso lo absurdo es que a pesar
de que aguardo mensajes y pregones
de todas las memorias y de todos
los puntos cardinales

lo raro lo increíble es que a pesar
de mi desamparada expectativa


no sé qué dice el viento del exilio.


viernes, 6 de junio de 2014

Verde que te quiero verde

Ayer 5 de junio, tuvo lugar la última puesta en escena de esta temporada de Poesía de Oídas programa que organiza y presenta nuestro compañero de Letras Vivas Antonio Daganzo junto a su esposa Carolina Barreira. El programa que utiliza el original formato de "radio-teatro" estuvo en esta ocasión dedicado a la vida y obra del genial poeta granadino Federico García Lorca y quiso la casualidad que este día coincidiera con el de su nacimiento excusa perfecta para escuchar en la voz de otros grandes poetas una muestra de su legado.


Alternado biografía y poesía, Antonio y Carolina nos fueron desgranando momentos en la vida del poeta más o menos conocidos; su afición a la música, sus inicios en la literatura, su amistad con Dalí y Buñuel, el porqué del famoso viaje a Nueva York, su incursión en el teatro con la compañía "La Barraca"; para finalizar con su regreso a España y posterior fusilamiento el 18 de agosto de 1936. 


Entre hecho y hecho que marcó la vida de Lorca se intercalaron poemas de sus obras, algunos tan populares que el público no podía evitar recitar en voz baja a la par que el invitado. Fernando López Guisado y Pablo Méndez fueron los poetas que junto a Carolina y Antonio pusieron alma a sus palabras.
Destacar también la participación de Susana Vera, coordinadora del enclave joven de Arganda que junto a Carlina Barreira recitaron a dos voces "Verde que te quiero verde".
Mucha afluencia de público y una gran ovación para cerrar este ciclo de programas culturales que no pudo tener mejor colofón que la figura de Federico García Lorca.

Susana Vera

Fernando López Guisado

Pablo Méndez

jueves, 5 de junio de 2014

José Guadalajara y la novela histórica

La VI jornada del Ciclo del Ballet de las Palabras  ha tenido como invitado al escritor José Guadalajara, presidente de la Asociación Escritores de Rivas, además de investigador y docente, de cuya mano hemos hecho un recorrido por su obra.
Su primera incursión en la novela histórica es la novela Signum, a la que siguió Testamentum. De su tercera obra La reina de las tres muertes cuenta que es la más experimental, nos da una doble perspectiva que lleva al personaje de una época a otra, aunque en realidad, aclara, no es el mismo sino una proyección de él; busca implicar al lector y quiere ofrecer un efecto sorpresa totalmente inesperado.
La maldición del Rey Sabio, La luz que oculta la niebla y Juego de Tablas  son sus siguientes trabajos. En la primera nos cuenta los últimos años en la vida de Alfonso X y de la maldición (que realmente existió) hacía su hijo Sancho IV. La luz que oculta la niebla no es una novela histórica pero da pinceladas de ella, Mateo, el protagonista, es arqueólogo y Estela colecciona fotografías antiguas. Juego de Tablas, por su parte,  es una novela juvenil de trama detectivesca que compagina la época medieval con la actual y de la que comparte autoría  con Félix Jiménez, con el que ya ha terminado su segunda novela en común.
Según Patricia Pérez, organizadora de este ciclo cultural La literatura de José Guadalajara es arte, algo que a veces parece que desaparece en la novela histórica pero que con Guadalajara sí se da. Cuida su estilo y crea unos personajes redondos



    Preguntado por la definición de novela histórica nos habla de la polémica entre historiadores y escritores, la novela histórica rellena aquellos huecos que la historia ha dejado llenándolos el escritor con la imaginación.Por ello José Guadalajara la definiría como "Un pasaje por la imaginación y por la documentación a través del tiempo"
Otro conflicto entre historiador y novelista es la documentación. El primero nunca encuentra el momento de parar en su investigación, el segundo tiene que hacerlo, debe seleccionar y medir mucho para que la obra no sea excesivamente erudita y canse al lector.
Guadalajara compagina personajes históricos reales con personajes ficticios, a éstos último los imagina aunque utiliza algunos gestos sacados de algún personaje real.
Hay dos constantes en sus novelas, una es el amor imposible y otra el paso del tiempo, de esta última José Guadalajara explica que como persona es muy sensible al paso del tiempo y que eso se refleja en ellas.
Una de sus grandes pasiones es el Anticristo, figura en la que centró su tesis doctoral en 1996.


domingo, 1 de junio de 2014

Un café de cine


Un café de cine y para dar fe el particular paseo de la fama que dio la bienvenida a los invitados y al público asistente a este nuevo café literario del mes de mayo.
En contra de mi costumbre y por causa justificada llegué tarde, cuando la tertulia entre Almu Gutiérrez (actriz) y Fernando Muñoz (crítico literario y escritor de "La linterna del acomodador") ya estaba avanzada, es por ello que no pude recoger esas frases que me gusta compartir con vosotros y que en muchos casos son las que dan sentido a estas reseñas.
Hablaron de actores que dan vida a personajes y de actores que son los mismos personajes, siendo estos últimos casos quienes en ocasiones tienden a adolecer de los matices que necesita dicho personaje para ser creíble. Caso excepcional el del actor norteamericano Morgan Freeman que haga el papel que haga, siempre hace de Morgan Freeman.
Se habló de la inmediatez y de como en la industria cinematográfica actual sería imposible rodar "El Padrino" con su escena de la boda que abarca un gran número de minutos dentro de la película y de que son pocos los privilegiados que pueden permitirse rodar filmes con tanto metraje si no están avalados por un gran actor cuyo nombre arrase en taquilla o por un director de gran renombre.

Fernando Muñoz, Fernando López Guisado y Almu Gutiérrez

El segundo invitado fue Jorge Cabrera, Jorge es escritor y director de cortometrajes, "Incomunica2" y "One" fueron proyectados durante la entrevista en la que se habló de la dificultad que tienen los pequeños productores independientes para encontrar apoyo económico, hizo además un llamamiento a actores y productores que deseen colaborar de manera altruista recordando que el reconocimiento pueden llegar de la mano de cualquier trabajo siempre y cuando esté bien hecho.

Jorge Cabrera

Fernando López Guisado y Carlos JackWinchester 

El último invitado fue para quien les escribe todo un descubrimiento, Carlos JackWinchester es un artista polifacético cuya vinculación al mundo del cine viene de mano de la productora "Ataúdes parlantes" de la que es uno de los fundadores. Visionamos "La muerte en punto de cruz" los actores para este corto fueron elegidos en un curioso casting si tenemos en cuenta el lugar donde se llevó a cabo y que no es otro que el Centro de Mayores de San Diego en Vallecas.
Escritor, organizador del World Goth Day, artista en la técnica del collage y defensor de la época victoriana de la que incluso ha llegado a adoptar su apariencia en el vestir, aunque en esta ocasión su atuendo era de lo más convencional.
Para finalizar la velada se sortearon tres ejemplares de "La linterna del acomodador" cedidos por Fernando Muñoz que amablemente dedicó los ejemplares a los afortunados que se hicieron con ellos.

Fotografía de Patricia Pérez y El Ballet de las Palabras.